España-Cataluña en un mundial, ¿una utopía?

Por LUIS MURILLO ARIAS (@lmurilloarias)

El próximo domingo, 25 de noviembre, el pueblo catalán elige nuevo gobierno de la Generalitat en una elecciones adelantadas en el medio de la polémica soberanista promovida por Artur Mas. En esos comicios, los catalanes no sólo optarán por un nuevo (o el mismo) president, sino que tomarán partido sobre si se debe hacer un referendum independentista o no. Si votan por CIU, la respuesta será sí a la consulta popular. Y, según dice Más, ésta se hará, por mucho que esté en contra el Gobierno central de España o incluso si no obtiene mayoría absoluta.

Artur Mas con las banderas catalana y española y gesto torcido.
Foto de Eleconomista.es

En Deporadictos ya hemos hablado de cómo el fervor independentista ha influido en que algunos deportistas hayan renunciado a la selección española en distintas disciplinas, pero ahora vamos a ponernos en la hipotética situación de que España y Cataluña fueran dos estados diferentes. ¿Cómo sería una selección de fútbol o de baloncesto de España sin los jugadores catalanes? ¿Y qué potencial tendría la selección catalana en estos dos deportes?

Los onces de España y Cataluña en un hipotético enfrentamiento en un Mundial

¿Cuál sería el 11 titular de la selección española de Vicente del Bosque sin los jugadores catalanes? Para elegirlo, hemos planteado un esquema 4-3-3, el mismo que emplea el combinado nacional campeón del mundo y de dos Eurocopas. En la portería estaría el portero del Real Madrid, Iker Casillas. Por delante de él, una línea de cuatro formada por Arbeloa en el lateral derecho, Sergio Ramos y Javi Martínez en el eje de la defensa y por la banda izquierda Nacho Monreal o José Enrique, del Liverpool. Como director de juego estaría el madridista Xabi Alonso. Le acompañarían en la función de interiores, por un lado Andrés Iniesta y por el otro Santi Cazorla o Beñat. Los tres atacantes serían Silva o Pedro, Mata y Villa. Como veís, España seguiría siendo una gran selección.

El atrevido diseño de Custo para la camiseta de la selección catalana.

Pero lo cierto es que no menos potente sería la catalana, en la que, manteniendo el mismo esquema del Barça y de la española, tendríamos a Víctor Valdés como portero. En la línea defensiva estarían Martín Montoya o el malaguista Sergio Sánchez, Piqué, Puyol y Jordi Alba. El medio del campo estaría formado por Busquets, Xavi y Verdú y el tridente atacante podría ser Sergio García, Fábregas y Tello. Así, con nueve mentiroso, como le gusta al Barça. La pregunta es la siguiente: una vez que se ha sabido que Johan Cruyff deja de ser el seleccionador de Cataluña, ¿se apuntaría Guardiola a sustituirle dejando de lado las multimillonarias ofertas que tiene? Y, no menos importante: ¿se atreverían a ir a un mundial con la camiseta diseñada por Custo? ¿Habría un rereferendum para decir sí o no a esa llamativa gamarra?

Lo que está claro es que ambas selecciones, a día de hoy, podrían competir por llegar bastante lejos en una Eurocopa o un Mundial. Sus onces iniciales serían muy competitivos y no tendrían nada que envidiar al de selecciones como Alemania, Brasil o Argentina. También existe la posibilidad, como este mundo es tan mutable, de que España se uniera a Portugal para poder soportar mejor la crisis, haciendo así realidad casi completa el viejo sueño de una Iberia unida de José Saramago. En ese caso… ¿no sería morboso ver a Pepe y Cristiano Ronaldo compartiendo vestuario con Iniesta, Pedro o Villa?

Los cincos iniciales de ambas selecciones en un partido de baloncesto en unos JJOO

Los éxitos deportivos de los últimos años de la selección española no han ido siempre unidos al fútbol, sino que desde ya dos años antes, la selección española de baloncesto había empezado a ganar títulos. Fue en el Mundial de 2006 en Japón. Y desde entonces no han dejado de darnos alegrías. Si llegamos al caso de que España y Cataluña se tuvieran que enfrentar en unos Juegos Olímpicos, por ejemplo, tendríamos dos cincos iniciales con bastantes garantías para ambos bandos.

La selección española de baloncesto en los pasados JJOO.

El de España podría estar formado por Calderón o Sergio Rodríguez como base, Sergio Llul y Rudy Fernández en el juego exterior y cerca del aro estarían Ibaka o Mirotic y Felipe Reyes. Por su parte, el quintento de Cataluña sería el formado por Ricky Rubio dirigiendo el juego, Xavier Rabaseda y Juan Carlos Navarro en las alas y, por supuesto, los dos pivots serían los hermanos Gasol. ¿Quién ganaría?

¿Cuales serían vuestros onces y vuestros quintetos iniciales?

Sabemos que la elección de los diferentes jugadores es a nuestro criterio, consensuado entre la redacción de Deporadictos, pero, como todos llevamos un seleccionador dentro, ya sea de Cataluña o de España, nos gustaría que aportaráis vuestra opinión al respecto. ¿A quien no le gusta hacer alineaciones? ¿Qué mejor manera de esperar a que llegue el 25N?

El himno no oficial del deporte

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO (@danirioboo)

Desde hace unos años hay un estribillo que se ha extendido por los estadios y las canchas de todo el mundo. No estamos hablando del archiconocido “We are the champions” de Queen, que todavía sigue sonando tras cada victoria en la megafonía oficial pero que en la grada va perdiendo pujanza. Se trata de la adaptación del famoso riff de guitarra de Jack White en el tema “Seven Nation Army” de sus White Stripes. Ese pedacito de la canción del dúo de Detroit se ha convertido en un himno no oficial, en un primer momento del fútbol y, posteriormente, del deporte en general.

Pero, ¿conocemos su origen? Aunque creíamos que se extendió en el deporte a partir del mundial de fútbol de 2006, según la revista Líbero su popularización no viene de Italia. Tampoco de Inglaterra o de Argentina como suele ser habitual al menos en el fútbol. Empezó a ser cantado…en Brujas. Unos cuantos seguidores del club belga escucharon el tema en un bar de Milán en el año 2003 justo antes de un partido de su equipo en la Champions y, desde entonces, empezaron a tararearla en el estadio Jan Breydel extendiéndola poco a poco en el resto de estadios del país.

Fue de nuevo en Bélgica, tres años después, ya en 2006, cuando en un partido Brujas-Roma, los tiffosi romanistas se la “robaron” a los belgas para adoptarla como propia y poco después era coreada en el resto de los estadios del Calcio. Unos meses después, a partir del 9 de julio, el famoso “popopopopopopo” se cantó a lo largo y a lo ancho de Italia como “siamo campioni del mondo” tras el triunfo de la Azzurra sobre Francia en la final de Alemania 2006.

De ahí a alcanzar un impacto global no quedaba nada. La canción era ya casi un himno en la Eurocopa 2008 y tuvo una rápida aceptación por parte de la afición española. Del “lololololololo” pasó en la final de Viena al “somos campeones de Europa”. Dos años más tarde, en Sudáfrica 2010, mudó a “somos campeones del mundo” tras el inolvidable gol de Iniesta que daba a España su primera copa Jules Rimet. Por último, en la final de la última Eurocopa en Kiev, sonó hasta cuatro veces desde la garganta de los diez mil españoles presentes tras cada gol ante Italia para terminar el partido cantando “somos campeones de todo”.

Su extensión al resto de deportes de equipo ha sido coser y cantar y cada fin de semana se puede escuchar en cualquier recinto deportivo cuando los aficionados  celebran cada victoria de su equipo o selección. Y es que es un riff contundente y pegadizo al que es difícil resistirse en los momentos de euforia. Porque, ¿hay algo más divertido que perder el miedo a desafinar, sumergirse en el grupo y cantar a voz en grito? Una entonada sesión de karaoke quizá…

Los diez magníficos que ya conquistaron una final de la Davis

Por LUIS MURILLO ARIAS (@lmurilloarias)

Se acerca el final de año y con él los clásicos: el frío, la temporada de esquí y España en la final de la Copa Davis. Los cuatro jinetes encargados de poner la sexta en la sala de trofeos de la Federación Española de Tenis serán David Ferrer, Nicolás Almagro, Marcel Granoller y Marc López, estos dos últimos recientes y exultantes ganadores de la Copa de Maestros en su versión de dobles. De ellos, sólo Ferru tiene experiencia como finalista en un torneo como éste y será el encargado de trasmitirle a sus compañeros el espíritu español en esta cita en lo que llevamos de siglo.

El equipo español de Copa Davis que ganó en 2011 frente a Argentina.

No debemos olvidar que, aunque hayamos dicho antes que es un clásico de final de año, no es nada fácil llegar hasta aquí. Y que si lo han logrado hasta en siete ocasiones en los últimos 13 años es por la gran labor, tanto de los tenistas como de los capitanes del equipo español. Esperamos que todo termine como en otras ocasiones, con Ferrer, Almagro, Granollers y los López bailando la conga en una discoteca de Praga, como ya hicieron sus predecesores en locales de parecido corte en ediciones anteriores. Será la segunda final contra la República Checa. En la primera, en 2009, el resultado fue de manita: 5-0. Si la cosecha de este año vuelve a ser positiva es posible que los guiñoles franceses vuelvan a acordarse de los tenistas españoles. Desde Deporadictos queremos rendir un homenaje a todos los jugadores nacionales que participaron en una final de la Davis y que se ganaron el derecho a hacer el “ridículo” con una copa de más. Entiéndase esto en sus dos sentidos.

ALBERT COSTA perdió su primer partido con Lleyton Hewitt en el año 2000 en el Palau Sant Jordi y no tuvo que disputar el quinto porque ya estaba todo resuelto. Años más tarde, entre 2009 y 2011, sería quien desde la capitanía del equipo español consiguiera los dos últimos títulos para el tenis español. A finales del pasado año dejó su cargo para convertirse en coordinador de los equipos españoles de Copa Davis, Copa Confederaciones y Juegos Olímpicos.

Aquel año 2000, Costa no jugó el último partido porque ya se había encargado de finiquitar la final un jovencísimo JUAN CARLOS FERRERO que, con 20 años, se impuso primero ante Patrick Rafter y después contra Hewitt dando el título de la Ensaladera por primera vez a España. El tenista valenciano participó en la siguiente victoria española, cuatro años después, aunque con menos protagonismo. Perdió el partido de dobles. Ferrero acaba de anunciar su retirada y en la reciente Copa de Maestros ha recibido un sentido homenaje del mundo del tenis.

ALEX CORRETJA y JOAN BALCELLS vencieron en el partido de dobles de aquella primera final ante Australia en 2000. El primero, después de su retirada, pasó unos años como reportero dicharachero en TVE y ahora es el actual capitán de la Davis, testigo que ha recogido de Albert Costa en 2012. Balcells, por su parte, pasó a la historia, aparte de por ganar aquel trofeo, por ser el primer tenista español que le ganó un partido a Roger Federer. Hoy es entrenador de tenis para jóvenes valores en la Academia Sánchez-Casal de Castelldefels.

Si en la primera Copa Davis el punto decisivo fue el de Ferrero, en 2004 ese protagonismo se lo llevó CARLOS MOYÁ, que venció en sus dos partidos frente a Fish y Roddick. Tras retirarse a finales de 2010 dedica la mayor parte de su tiempo a su mujer, Carolina Cerezuela, y a su hija, mientras esperan la llegada de su segundo retoño y la llamada de la Capitanía del equipo español de Davis, una vez que Corretja de por terminado su ciclo.

Aquel año 2004 fue la primera final para RAFA NADAL, que consiguió el segundo punto ante Andy Roddick. Tenía 18 años y fue lo primero grande que hizo en el tenis. Luego han venido 11 títulos de Gran Slam y otras dos finales de Copa Davis con victoria: 2009 y 2011. En estas dos últimas ganó sus cuatro partidos. Asistirá al sexto asalto a la Davis comiéndose las uñas por no poder participar debido a la inoportuna lesión que le mantiene alejado de las pistas desde junio.

TOMMY ROBREDO jugó, aunque con peor suerte, en la final de Sevilla frente a Estados Unidos en 2004. Perdió sus dos partidos, el de dobles junto a Juan Carlos Ferrero y el quinto y último que se disputó pese a que estaba todo decidido.

Los grandes protagonistas de la Copa Davis disputada frente a Argentina en 2008 fueron los galanes FELICIANO LÓPEZ y FERNANDO VERDASCO. El toledano y el madrileño, gran pareja tenística que hasta entonces habían sido más conocidos por sus conquistas en las pasarelas y por sus peinados, se impusieron tanto en los individuales como el dobles, trayendo a tierras españolas el primer título de Copa Davis cuya final ganábamos lejos de España. Frente a la República Checa en 2009 aportaron su granito de arena imponiéndose en el dobles, lo que no lograron en 2011, de nuevo frente a Argentina. En cualquier caso, ambos pueden afirmar que han aportado en tres finales de Davis que acabaron con la Copa en nuestro país.

En aquella final de 2008 el que no empezó con buen pie fue DAVID FERRER, que perdió su partido contra Nabaldián. Disfrutó de aquel título, pero mucho más lo hizo al año siguiente, ya que venció en sus dos encuentros contra los checos, lo mismo que hizo en 2011 frente a los argentinos imponiéndose en el único choque que disputó. Los datos aportados indican que Ferrer está ante su cuarta final de Copa Davis y que puede ser el primer tenista español que tenga el póker de finales disputadas y ganadas en su haber. Sería un colofón de oro a la mejor temporada de la carrera de Ferrer, en la que ha ganado su primer Master 1000 en París y ha disputado su cuarta Copa de Maestros la pasada semana.

Son diez los tenistas españoles ganadores hasta el momento de una final de Copa Davis (debemos recordar a nuestros lectores que no incluimos los otros tenistas que sí ganaron la Davis, pero no disputaron la final). Un número redondo, ¿no? Sería un desafío a la suerte que esos diez se convirtieran en trece con el añadido de Marcel Granollers, Nicolás Almagro y Marc López.

Brasil, mil partidos y un siglo de historia del fútbol

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO (@danirioboo)

El 14 de Noviembre Brasil ha jugado su partido número mil, un amistoso contra la pujante Colombia de Falcao en Estados Unidos. La cifra redonda ofrece una gran ocasión para revisar la exitosa trayectoria de la Canarinha. La mayor fábrica de talentos del fútbol tiene una historia resplandeciente aunque también con alguna sombra porque, ya se sabe, en el deporte no se puede ganar siempre.

1950, la Copa que no fue. El Maracanazo de Uruguay.

La selección brasileña de fútbol es la mejor embajadora de su país y posee un envidiable palmarés. En su continente ha conseguido ocho Copas de América aunque Uruguay y Argentina la superan. Pero en donde ningún otro país la supera es en los mundiales conquistados. Cinco copas han bailado la samba hasta ahora aunque la primera tardó en llegar. Sobre todo por lo ocurrido un 16 de julio de 1950 en la final del mundial de Brasil, en Río de Janeiro.

Más de 170 mil personas aguardaban el triunfo de la verdeamarelha en el estadio de Maracaná y los principales diarios tenían ya sus portadas impresas celebrando el triunfo. Hasta las carrozas estaban preparadas para el carnaval que preparaba la ciudad carioca y el estado había acuñado monedas conmemorativas. Pero de repente, la sorpresa, el mayor chasco de la historia del fútbol, el Maracanazo. Contra todo pronóstico, Alcides Edgardo Ghiggia marcaba el 1-2 para Uruguay a diez minutos del final. Brasil entero lloraba la derrota.

1958, Pelé guía a Brasil a su primer mundial

El primer éxito mundialista vio así aplazada su celebración hasta ocho años más tarde, en el mundial de Suecia. Tan solo Inglaterra consiguió empatar en el torneo con un Brasil imperial en el que brillaban Didí, Garrincha, Vavá y un jovencito de 17 años que se convirtió en la revelación y el máximo goleador del torneo. Su nombre, Edson Arantes do Nascimento, su apodo, Pelé. En esta ocasión fue Brasil el que arruinó la fiesta local ya que venció 5-2 a Suecia en Estocolmo. La gloria por fin le sonreía.

1970, la Canarinha conquista el tricampeonato 

Tras el primer triunfo mundialista, Brasil repetiría título cuatro años más tarde en el mundial de Chile en 1962 apoyándose en las mismas figuras. Pero no ocurriría lo mismo en Inglaterra 1966 donde fue la decepción del torneo al quedar eliminada en la primera fase. La presión y las disputas internas desgarraron a la Seleçao en terreno inglés pero el tricampeonato no tardó en llegar. En 1970 Brasil acudió al mundial de México con uno de los mejores equipos de la historia, incluído un Pelé que, tras la decepción del mundial inglés, había anunciado que no volvería a ser internacional. En esta ocasión le acompañaron Gérson, Rivelino, Tostao y Jairzinho y la final se disputó en uno de los santuarios del fútbol mundial,  el estadio Azteca. Más de cien mil espectadores asistieron a la exhibición frente a Italia a la que derrotaron por 4-1.

1994, Brasil recupera la hegemonía del fútbol mundial

Tras convertirse en el primer equipo en ganar tres veces el torneo, Brasil se adjudicó la Copa Jules Rimet en propiedad pero fue robada durante su exhibición en la Confederación Brasileña de Fútbol. El trofeo nunca fue recuperado y fue sustituido por una réplica. Quizá pudo ser la causa del maleficio en el que entró la Canarinha en los mundiales ya que una generación entera de brasileños, incluídos genios como Sócrates o Zico, no conoció lo que significaba ganar una Copa del mundo.

La selección brasileña dedicó su cuarto mundial al desaparecido Ayrton Senna.

Sería de nuevo en territorio americano, en 1994, durante el mundial de Estados Unidos. Carlos Alberto Parreira decidió cambiar el estilo de la Seleçao y dotar de músculo al centro del campo con Mauro Silva, Mazinho y Dunga. El estilo más conservador se completaba en la delantera con dos auténticos puñales, Bebeto y el Baixinho Romário. Como curiosidad, la final contra Italia se convirtió en la primera de un mundial decidida desde los once metros. Los fallos de Massaro, Baresi y Roberto Baggio permitieron que la verdeamarelha se coronara por cuarta vez tras una larga espera.

Tras reconquistar el trono futbolístico, Brasil siguió destacando aunque en la final de 1998 sucumbió por 3-0 en Paris ante la Francia del majestuoso Zinedine Zidane. El disgusto sólo le duró cuatro años, hasta el siguiente mundial, en Corea y Japón. Brasil venció en la final a Alemania para convertirse en pentacampeona. El autor de los dos goles fue Ronaldo Nazario, que había sufrido una crisis cardiaca antes de la final anterior y pudo así tener revancha. Desde entonces, y con la excepción del triunfo en la Copa América de 2004 y 2007, Brasil ha tenido varias decepciones. Primero en el mundial de 2006, de nuevo ante Francia, esta vez en cuartos de final. La misma ronda en la que fue eliminada sorprendentemente en el de Sudáfrica por Holanda. El último revés, en la final de los Juegos Olímpicos de Londres, un torneo que se le ha resistido siempre (tres veces plata y dos bronce) y donde México la derrotó por 2-1.

Brasil 2014, España como principal rival

Brasil se enfrenta ahora a dos desafíos que le ofrecen la oportunidad de recuperar la hegemonía del deporte rey y en los que contará con la ventaja de jugar como local. El aperitivo será en el verano de 2013 en la Copa Confederaciones. Pero el verdadero caballo de batalla de Brasil será el año siguiente, en 2014. El mundial vuelve a Brasil por primera vez desde el famoso maracanazo de 1950 y el país se volcará en organizar una gran fiesta deportiva aunque esta vez quieren que tenga un final feliz.

¿Recuperará Brasil el trono del fútbol o se producirá un nuevo maracanazo? El reto de Brasil en 2014 es doble, vencer en casa y destronar a España, la mejor selección de los últimos años, sin olvidar a otros aspirantes como la joven y temible Alemania o la esperada Argentina de Messi. Contra su vecino disputó su primer partido en 1914. La Copa del mundo tendrá lugar justo cien años después pero, por ahora, Brasil es milenaria y está de fiesta así que muitos parabéns.

Deportistas entre copas

Por AITOR ALEGRÍA ALONSO

Ahora que ya han pasado las vendimias y que pronto comenzarán a salir los primeros vinos del año vamos a hablar de ellos buscando su relación con otra de nuestras pasiones: el deporte. Aunque, en principio, podría parecer que vino y deporte no tienen mucho en común, más allá de las celebraciones regadas con champagne u otros espumosos y de la asociación que todos hacemos de riqueza y vinos de lujo. Mucho nos tememos que el deportista tipo, como casi todos los jóvenes por otra parte, ignora casi todo sobre enología, aunque hay excepciones que señalan que hay una unión entre vino y deporte.

Las estrellas del fútbol Michael Laudrup y David Ginola

Cómo caso más cercano y reseñable debemos hablar de Michael Laudrup, el exquisito ex futbolista y actual entrenador danés del Swansea galés, el equipo que está enamorando a los británicos por sus fútbol alegre y sabor español. Laudrup nos deleitó a muchos en los 90, especialmente a los aficionados del Barça primero y del Real Madrid después. Cuando jugaba en el club catalán, comenzó a probar y a disfrutar de la gastronomía española en general y del vino español en particular. Según su propio dominio de Internet, Laudrup conoció a otra familia danesa, los Buhl, también amantes de la gastronomía española y que como él, trabajaban en nuestro país.  Lo que comenzó como nostalgia de nuestros productos cuando volvían a Dinamarca derivó en una pequeña empresa que al principio importaba vinos casi exclusivamente para consumo propio y para algunos amigos y familiares.

Michael Laudrup entrena al Swansea mientras continúa importando vino español.

Así nació en 1993 Laudrup Vin & Gastronomi. El negocio se desarrolló poco a poco y ahora mismo es el importador de vino y productos gourmet de España más importante del país escandinavo, con más de medio millón de botellas vendidas. Entre ellas se encuentran alguno de los más famosos vinos españoles: Muga, Allende, Artadi, Viña Pedrosa, Toro Albalá, Can Rafols del Caus y un largo etcétera. A partir de 2005 añadieron a su catálogo vinos de Chile, Argentina, Australia, Nueva Zelanda y, más recientemente, de Italia. Desde aquí nuestro homenaje y agradecimiento, primero por su exquisito juego y después por su inestimable ayuda al vino español.

Sin salir del fútbol de los 90 tenemos a otro gran artista de la pelota, el francés David Ginola, que tantas noches europeas amargó al Real Madrid cuando jugaba en el Paris Saint Germain. El extremo francés, provenzal, una tierra de gran tradición vinícola, siempre había bebido vino, pero fue a raíz de jugar en el PSG cuando Ginola comenzó a coleccionar botellas. Allí conoció a Philippe Faure-Brac, antiguo campeón mundial de sumilleres y propietario de Le Bistrot du Sommelier en París. Él le inició en esta pasión y comenzó a probar y comprar alguno de los mejores vinos del mundo, grandes Burdéos, sobre todo. Pero es con la otra región estrella del vino francés, la Borgoña, con la que le sucede una anécdota curiosa. El francés decidió comprar una caja de una de las marcas más exclusivas, Romanée-Conti, de 1990 concretamente, y ni corto ni perezoso llamó a la bodega. Amable y diplomáticamente le respondieron, monsieur Ginola, es un honor para el Domaine pero desgraciadamente no vendemos a ningún cliente ese vino por cajas, Si desea comprar una caja mixta de todos nuestros borgoñas, incluirá una botella de Romanée-Conti”. Por supuesto aceptó.

David Ginola, de artista del balón a amante del vino.

La pasión de Ginola no quedó ahí y, tras retirarse, decidió producir su propio vino. O al menos ponerle su nombre a una marca propia en colaboración con una cooperativa. Así con el Coste Brulade Rosé Cuvée David Ginola, un rosado de Provenza, su lugar de origen, ganó una medalla de plata en el concurso International Wine Challenge.

Enólogos en otros deportes

Saltando de deporte, en el motor tenemos varios ejemplos de pilotos de Formula 1 y otras modalidades que, bien por tradición familiar o bien por inversión posterior, son propietarios de distintas bodegas. En Europa los casos más significativos son los de Jarno Trulli, que es copropietario del Podere Castorani, en sus natales Abrruzzi o Jean Alesi que posee su propio viñedo en su casa de Avignon. Saltando el charco tenemos Andretti Wineries, del expiloto norteamericano Mario Andretti, en el no menos famoso valle de Napa californiano. También el menos reconocido conductor del campeonato Nascar Richard Childress posee una bodega en Carolina del Norte. Lo mismo ocurre con Jeff Gordon, que también tiene la suya en Napa.

En el golf, un deporte que puede parecer más ligado al mundo del vino por tener jugadores más maduros o patrocinadores e imagen más clásica, tenemos otros ejemplos con Nick Faldo, Ernie Els, Greg Norman y Arnold Palmer con sus respectivas bodegas en Australia, Sudáfrica y California, en los dos últimos casos. Como nota curiosa, Nick Faldo comenzó a interesarse por el vino español en 1987 cuando ganó el Abierto de España y le dieron a probar una botella de Marqués de Riscal. No es mal vino para iniciarse.

El ex golfista Greg Norman posee su propia bodega en Australia.

El fútbol americano también tiene sus representantes, con los dos grandes  ex quaterback Dan Marino y Joe Montana como los ejemplos más famosos con bodega propia, Marino States y Montagia Wines.

Y sin salir del deporte americano, en el hockey sobre hielo, en la muy poco conocida vinícolamente hablando, zona de Niágara (hogar de excelentes vinos de Hielo) la antigua estrella canadiense Wayne Gretzky también tiene su propia bodega.

Los futbolistas españoles con bodega propia

¿Y aquí? Pues como casi en todo,  llegamos un poco tarde. La cultura del vino es un claro ejemplo de ello ya que estamos muy por detrás no solo de Francia o Italia, clásicos productores, sino de otros fabricantes como los países anglosajones.

Pero aun así no nos podemos olvidar de Andrés Iniesta, nuestro gran héroe nacional. El pálido jugador del Barça y de la selección abrió en 2010 – su gran año tras el histórico  gol que dio el Mundial a España en Sudáfrica – bodega propia en su Fuentealbilla natal aprovechando los viñedos que ya tenía su familia. De momento parece que le va bastante bien la cosa. La bodega, adscrita a la pequeña pero interesante D.O Manchuela, está teniendo éxito de crítica y público, sobre todo por la fama de su dueño pero también por las medallas cosechadas en distintos concursos, especialmente un original blanco elaborado con verdejo, sauvignon blanc y moscatel. Bodegas Iniesta elabora ocho vinos en dos gamas distintas, Finca El Carril y Corazón Loco.

Andrés Iniesta, en una imagen promocional de su bodega.

Además de Bodegas Iniesta, en España hay otros casos de colaboraciones o inversiones de futbolistas como García Calvo en la Ribera de Duero o de algunos ya retirados como Sanchís o Martín Vázquez en La Mancha. Incluso Pau Gasol es un gran aficionado así que no descartamos pronto un Dominio de Pau o un Gasol tinto, ojalá que en su Cataluña natal y no en los viñedos de Santa Barbara, por aquello de la cercanía a Los Ángeles.

Esperamos que desde ahora os guste más el vino, con moderación por supuesto. 

La homosexualidad en el deporte, el gran tabú

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO (@danirioboo)

La confirmación del Tribunal Constitucional de la legalidad del matrimonio homosexual, desestimando el recurso del Partido Popular, ha vuelto a situar el tema en el foco informativo. Todas las orientaciones sexuales son respetables pero todavía hay ámbitos en donde la no discriminación está lejos de conseguirse. Uno de ellos es el deporte de élite. Hasta ahora se han dado pocos casos de deportistas gays que hayan salido del armario, bien por miedo a ser marginados o por temor a perder patrocinadores.

Si hay un deporte en el que se han visto pocos casos es en el fútbol, ya que son escasísimas las ocasiones en las que un futbolista ha declarado abiertamente su homosexualidad. El ejemplo más destacado es el del malogrado jugador inglés Justin Fashanu. Tras reconocer su homosexualidad, su propio hermano le calificó de “paria” y su entrenador en el Nottingham Forest, Brian Clough, le prohibió entrenar con el equipo por lo que su carrera fue cayendo poco a poco en picado. Años después, en 1998, fue denunciado por agresión sexual por un adolescente en Estados Unidos y apareció ahorcado un mes más tarde. Junto a su cadáver su nota de despedida afirmaba que “la opinión pública ya le había juzgado y condenado”. Tenía sólo 37 años.

El malogrado Justin Fashanu, uno de los pocos futbolistas que ha revelado su homosexualidad.

El baloncesto norteamericano

Si pasamos de la portería a la canasta tampoco es que abunden los casos aunque quizá el más mediático ha sido el del ex jugador de la NBA John Amaechi. En la profesión Amaechi es conocido especialmente por dos razones, por haber renunciado a un multimillonario contrato con Los Angeles Lakers y, tras retirarse, por haber anunciado su homosexualidad. Lo hizo en 2007, primero en televisión y luego en su libro “Man in the Middle”. Su confesión generó numerosas adhesiones y también sonadas críticas entre sus compañeros de la NBA, como la de Lebron James: “tienes que ser sincero con tus compañeros de equipo y si eres gay y no lo admites, no eres sincero”.

John Amaechi, el único jugador de la NBA que ha salido del armario.

En el baloncesto femenino, la tres veces campeona olímpica Sheryl Swoopes es una de las pocas jugadoras que ha reconocido su homosexualidad. La deportista es conocida como la Michael Jordan femenina y su historia es curiosa ya que primero se casó con su novio del instituto y tuvo un hijo. Años después Swoopes se divorció y, en 2005, anunció públicamente su condición homosexual. Actualmente, retirada de las canchas, vive con su pareja, la también ex-jugadora de baloncesto Alisa Scott.

Sheryl Swoopes, estrella de la WNBA y tricampeona olímpica con EEUU.

Casos en el tenis femenino

Probablemente el deporte en donde se han producido más salidas del armario ha sido en el tenis y, más concretamente, en el femenino. Martina Navratilova es quizá el icono del movimiento gay en el deporte. Con 18 títulos de Grand Slam, la tenista checa es una de las leyendas del tenis mundial. En la mitad de su carrera, en 1981, se nacionalizó estadounidense y reveló públicamente su orientación sexual. Desde que lo hizo ha tenido parejas célebres y ha trabajado como activista en numerosas ocasiones.

Martina Navratilova, leyenda del tenis y pionera en reconocer la homosexualidad.

El otro caso destacado en el tenis es el de la francesa Amélie Mauresmo. En 1999, con tan sólo 19 años, llegó a la final del Open de Australia, que perdió con Martina Hingis. La suiza dijo que sintió que su rival no era una mujer, sino un “medio hombre”. La polémica copó portadas hasta que, pocos días más tarde, Mauresmo admitió públicamente su homosexualidad. Posteriormente llegó al numero uno del ranking en 2004 y ganó el Open de Australia y Wimbledon en 2006 antes de retirarse en 2009.

Amélie Mauresmo, tras reinar en Wimbledon en 2006.

El ciclismo escocés

En el deporte de las dos ruedas en Escocia encontramos dos casos llamativos. El primero de ellos es el del ciclista de los años 80 Robert Millar quién casi desbanca en la Vuelta de 1985 a Pedro Delgado. Millar, un ciclista tímido y reservado, fue profesional durante once años y después desapareció de la vida pública. Nadie parecía saber nada de él hasta que un periodista empezó a indagar sobre su paradero y descubrió que Millar se había convertido en una mujer tras una operación de cambio de sexo. Actualmente se llama Philippa York y vive con su compañera Linda Purr. Millar había estado casado antes con una mujer y es uno de los pocos casos de transexualidad en el mundo del deporte.

Robert Millar mantuvo un apasionante duelo con Pedro Delgado en la Vuelta de 1985.

Otro escocés, Graeme Obree, dió mucho que hablar, tanto en el velódromo como fuera de él. Campeón del mundo en pista y recordman de la hora, Obree era conocido por sus posiciones inusuales en la bicicleta y por diseñarlas y fabricarlas él mismo, incluso con partes de una lavadora. En la pistas disfrutaba, lejos de ellas sufría. Aquejado de depresión clínica, el ciclista intentó suicidarse dos veces y, en enero de 2011, reconoció en la revista “Scottish Sun” su homosexualidad. Su inusual vida se ha dramatizado en la película The Flying Scotsman, su apodo en la vida real.
 
Un dilema al que se enfrentan muchas veces los deportistas homosexuales es la dificultad que su confesión puede suponer a la hora de conseguir patrocinadores. Es lo que le ocurrió al mítico saltador de trampolín estadounidense Greg Louganis, retirado tras los JJOO de Seúl 88 con cuatro medallas olímpicas de oro y varios campeonatos mundiales. En 1994, tras afirmar públicamente que era gay, Louganis vio como las empresas que le patrocinaban hasta ese momento dejaron de hacerlo aunque su carrera ya estaba terminando.

Greg Louganis perdió varios patrocinadores tras reconocer su homosexualidad en 1994.

En España, el jinete Quique Sarasola reveló públicamente su homosexualidad en la portada de la desaparecida revista Zero, si bien no le supuso ningún trauma ya que jamás lo había ocultado y, cuando pudo legalmente, contrajo matrimonioLos dos ejemplos más recientes son el de la campeona sueca de esquí Anja Paerson que lo ha reconocido este mismo año tras retirarse y el del boxeador puertorriqueño Orlando Cruz, el primer púgil en declararse homosexual. Los casos mencionados son solo los más conocidos entre los deportistas, pero hay muchos más. Probablemente solo sea cuestión de tiempo que en el deporte, al igual que en el resto de la sociedad, también se asuma la homosexualidad cada vez con más naturalidad.

Pep Guardiola, el hombre más deseado del fútbol

Por LUIS MURILLO ARIAS (@lmurilloarias)

El deporte favorito del habitual periodismo de deportes, valga la redundancia, es la rumorología. Desde que Pep Guardiola anunció en rueda de prensa que no seguía en el F.C. Barcelona, el posible siguiente destino del entrenador y ex futbolista catalán ha sido caldo de cultivo para todo tipo de chismes y titulares. En una misma semana, varios periódicos afirmaban con el 95% de seguridad que el de Santpedor iba a firmar por tres equipos diferentes. Al final nunca se ha concretado nada.

Mientras tanto, el Filósofo (Ibrahimovic dixit) decidió tomarse un año sabático en Nueva York para relajarse y perfeccionar el inglés. Quién le iba a decir que en su retiro antiestrés se iba a tener que enfrentar a unos de los visitantes más violentos que ha tenido la gran manzana, el huracán Sandy. Entretanto, se le ha visto en varios eventos deportivos norteamericanos alejados del fútbol y manifestándose a favor de la independencia catalana en la Diada del 11 de septiembre. José María Orobitg, su representante, no se cansa de decir que Guardiola no quiere pensar en su próximo trabajo hasta después de Navidades, aunque los periódicos deportivos se empeñen. Posibilidades no le van a faltar.

¿Estará perfeccionando el inglés para ir a la Premier League?

Inglaterra sería un destino apropiado para él: unos días gentleman, otros días megamoderno. Quién sabe si no podría verse más a menudo con sus amigos de Coldplay y visitar festivales mucho más molones que el Primavera Sound. Por él bebe los vientos Roman Abramovich para que sea el director técnico del Chelsea, ya que Di Matteo no termina de convencer pese que ganara la Champions el pasado año. Además, algunos rumores han apuntado que se había visto a Guardiola buscando casa en Londres. Hace apenas unos días, Marca publicaba que el Chelsea era el mejor situado y que iba a hacerle pronto una oferta al entrenador catalán.

Guardiola y Ferguson se vieron durante el Open de Estados Unidos.

Sin embargo, otros apuntan que el destino será un poco más al norte, Manchester. Los dos equipos de la ciudad industrial están interesados en que sea su nuevo estandarte. Por un lado, Ferguson se reunió con Guardiola en el mes de septiembre durante el Open de Estados Unidos de tenis y se dice que el Sir escocés ya lo ha eligido como su sucesor tras 25 años a los mandos de los Diablos Rojos. Parece ser que el pasado 24 de octubre unos directivos del club inglés mantuvieron una contacto informal con Pep en Nueva York.

Pero otra de las opciones que está cobrando fuerza en los últimos días es la del Manchester City, debido a la llegada de Ferrán Soriano, ex directivo del Barça, al club inglés en calidad de mánager general, y al más reciente aterrizaje de Txiki Begiristain como director deportivo, el mismo que colocó a Pep como entrenador del primer equipo del Barcelona. Además, el City ha promovido la creación de una ‘Massía’ al más puro estilo del club culé. A esto se suma el viaje de Joan Patsy a Nueva York, amigo personal de Guardiola, y los rumores que apuntan al fichaje del algún canterano blaugrana. ¿Thiago Alcántara? ¿Gerard Deulofeu?

Posible regreso al Calcio, tras ser jugador en Brescia y Roma

Se dijo que Pep estaba buscando casa en un barrio residencial de Milán, Lago Como,  que curiosamente está equidistante de las ciudades deportivas del Milán y del Inter de Milán. Sería un destino apropiado para que el de Sanntpedor volvierá a desfilar en las pasarelas y aumentase su colección de corbatas y trajes modernos. El pasado febrero, Massimo Moratti, descontento con la trayectoria de su Inter desde el famoso triplete y la marcha de José Mourinho, le hizo una desorbitante oferta de 20 millones de euros anuales, pero entonces Guardiola la descartó en favor de su relajante año sabático. Es un viejo sueño del presidente interista.

Más recientemente, se especuló con que Berlusconi, con quien el ex entrenador del Barça mantiene excelentes relaciones, le había hecho una oferta para la temporada 2013-2014 de un contrato de cuatro temporadas a razón de seis millones de euros por cada una. Pero desde Italia afirman que el Milán está casi en bancarrota, en parte por las pérdidas de Mediaset, y no se podría permitir un contrato de esas características. Incluso se llegó a publicar que el hipotético Milán de Guardiola podría tener entre sus filas a Isco o Fabrice, ambos jugadores jóvenes del Málaga.

La buena relación entre Guardiola y Berlusconi es de todos conocida.

¿Guardiola en el Oktoberfest?

La rectitud y obsesión por la disciplina del catalán son muy bien vistos en Alemania, donde en junio se habló de una posible oferta del Bayern de Munich y de una reunión entre Pere Guardiola, hermano del entrenador, y directivos del club bávaro. José María Orobitg se apresuró a desmentir tal asunto. La cosa se reavivó hace unas semanas, cuando Luca Toni, que coincidió como jugador en el Brescia con Pep, declaró que el de Santpedor le había pedido consejo sobre el Bayern. Guardiola coincidiría en el club alemán con dos viejos sueños del barcelonismo: Frank Ribéry y Javi Martínez. Puede que la tendencia de Guardiola a llevarse bien con las autoridades de los países en los que trabaja propicie una incipiente amistad con Ángela Merkel y quizá pueda pedirle que deje de apretar tanto económicamente al sur de Europa.

La opción de ser seleccionador

El trabajo de entrenador de un combinado nacional no supondría tanta dedicación como el día a día de un club y Pep podría seguir reservando tiempo para su familia, para escuchar a Lluís Llach, leer a Rodolfo Walsh o alternar con David Trueba.

¿Os imaginais a Guardiola en el sambódromo de Río o disfrazado en los Carnavales? La prensa brasileña sí y los aficionados de la Canarinha así lo han confirmado en las redes sociales. Fue un movimiento que tuvo gran aceptación entre los brasileños y que se reavivó en agosto después de que la selección de Brasil de Neymar perdiera la final de los Juegos Olímpicos en Wembley frente a México. Esta iniciativa ha recibido el apoyo de una personalidad del peso de Sócrates, el otro Filósofo.

En el pasado mes de julio, un periódico ruso daba por sentado que Guardiola estaba a punto de aterrizar en Moscú para firmar como seleccionador nacional de Rusia, tras el desastre de su combinado nacional en la pasada Eurocopa. El dueño del Spartak de Moscú, Leonid Fedun, estaba dispuesto a financiar con sus petrodólares la operación. Al final, el que sí aterrizó fue Fabio Capello, que se convirtió en seleccionador de Rusia. Actualmente lleva cuatro victorias en cuatro partidos, pero… nunca se sabe qué podrá deparar el futuro.

36 millones de euros se dijo en febrero que le iba a ofrecer la Federación qatarí de fútbol a Guardiola por ser el seleccionador nacional. El de Santpedor jugó en Qatar entre los años 2003 y 2005 y mantiene una excepcional relación con la autoridades de aquel país, tanto que apoyó su candidatura para el Mundial 2022 y favoreció la llega del patrocicio de Qatar Foundation al Barcelona. Quién sabe si no se llevaría de segundo a su gran amigo Raúl González Blanco, actual estrella de la liga qatarí.

Guardiola dio su apoyo al Mundial de Qatar 2022

Poco después de que Guardiola se manifestase a favor de la independencia de Cataluña, él mismo no descartó ser seleccionador nacional de España algún día y, además, el actual entrenador nacional, Vicente del Bosque, le dio su bendición. Pero, quizá, lo que de verdad le gustaría, tanto a él como a Artur Mas, es ser el entrenador del combinado nacional catalán en un mundial o una eurocopa. Los sueños, dicen, sueños son.

Independentismo, deporte y renuncias a la selección

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO (@danirioboo)

El órdago independentista lanzado recientemente por el presidente catalán Artur Mas está haciendo correr ríos de tinta en la prensa y es motivo de debate en la calle y las redes sociales. Hay quien piensa que se trata de despecho al no conseguir del gobierno el pacto fiscal que disfrutan Navarra y el País Vasco. También se ha dicho que es una cortina de humo y una táctica electoralista para que no se hable de su gestión de cara a las elecciones del 25 de noviembre. Y, para muchos, supone una verdadera apuesta por un estado propio que recoja el sentimiento catalán.

Artur Mas junto al presidente del FC Barcelona Sandro Rosell (Fotografía de Mundo Deportivo)

No es muy conveniente mezclar política y deporte pero se hace continuamente y,  en este caso, el gobierno catalán está buscando la adscripción a su causa de los equipos y deportistas catalanes para aumentar su repercusión. Sin ir más lejos, en el último Barça-Madrid se recogió esta reivindicación independentista con un recuerdo en el minuto 17:14 a lo ocurrido en 1714 en la guerra de sucesión española.

El caso de Guardiola y las renuncias a la selección

Quien también se ha visto en el centro de la polémica ha sido Josep Guardiola tras sus  declaraciones en la que afirmaba que daría su voto a la independencia de Cataluña con motivo de la manifestación de la última Diada. Guardiola defendió la camiseta de la selección española en 47 ocasiones, por lo que sus declaraciones han recibido críticas como las de Alfonso Pérez, compañero suyo en la selección que ganó el oro olímpico en Barcelona 92. Lo curioso es que tan sólo unos días después de sumarse a la petición independentista Guardiola manifestaba que no descarta entrenar a la selección española.

Pep Guardiola fue campeón olímpico con España en los JJOO de Barcelona 92.

La mayoría de los deportistas catalanes son cautos a la hora de pronunciarse sobre si prefieren jugar con España o con una hipotética selección catalana. aunque hay algunos que ha reconocido que juegan con la selección española porque no tienen otra posibilidad, como el jugador olímpico de hockey Álex Fábregas. 

El jugador de hockey Álex Fábregas preferiría jugar por Cataluña que con España.

Pero lo que es cierto es que, hasta ahora, muy pocos deportistas se han negado a acudir a la llamada para defender a la selección española, tanto en Cataluña como en Galicia o el País Vasco. El primer caso de renuncia fue el del defensa de la Real Sociedad Iñaxio Kortabarría que, tras jugar cuatro partidos con el combinado nacional entre 1976 y 1977, se negó a volver a la selección por su afinidad con el independentismo vasco.

Otro ejemplo es el del lateral zurdo del Compostela Nacho en los años noventa. Tras subir a primera división con el equipo gallego, el entonces seleccionador Javier Clemente pensó en convocarle. Poco después el jugador aprovechó el altavoz de los medios para dar a conocer su simpatía por el nacionalismo gallego y su nulo interés en jugar por España.

Ya en el siglo XXI, el ex jugador del FC Barcelona Oleguer Presas también estuvo en medio de la controversia. En 2005 el defensa fue convocado por Luis Aragonés a una convivencia de la selección española a la que no dudó en acudir aunque posteriormente nunca debutó con La Roja. Sus simpatías por el independentismo catalán y su defensa de una selección catalana pesaron más que su escaso deseo de ser internacional y así se lo hizo saber al seleccionador.

Oleguer acudió a una concentración de la selección española pero nunca debutó.

Casos de doble nacionalidad

Existen otros casos, no de renuncia, sino de haber optado por jugar con otras selecciones al tener la doble nacionalidad. Como el de Fernando Amorebieta, defensa del Athletic de Bilbao y venezolano de nacimiento, que ha preferido jugar por el combinado “vinotinto” antes que esperar una llamada de la selección española.

En Alemania se dan varios ejemplos similares, como el de Mario Gómez. El actual 9 de Alemania, hijo y nieto de españoles, ha preferido jugar por la selección teutona, al igual que Gonzalo Castro. El centrocampista del Bayer Leverkusen debutó con la selección sub 19 española pero posteriormente se decantó por la Mannschaft con la que ha jugado en cinco ocasiones. El último caso es el del ex canterano del Real Madrid Joselu que, tras emigrar a la Bundesliga, recientemente ha declarado que pretende pedir la nacionalidad alemana y que le gustaría jugar con su selección.

Marió Gomez pudo haber sido el delantero centro de España pero decidió jugar con Alemania.

Legalidad y federaciones propias

En cuanto a la petición de selecciones propias, tras la última sentencia del Tribunal Constitucional, Cataluña vio respaldada su intención de poder competir internacionalmente en deportes en los que no se pueda enfrentar con España. Esto puede ocurrir cuando no exista la federación española correspondiente, por lo que por el momento Cataluña solo puede tener selecciones propias en deportes minoritarios.

Un caso similar ocurre con el País Vasco que sólo podría competir como tal en deportes en los que no existe federación española o en los que España no compita como tal, como en algunas modalidades de bolos (katxetehirutxirlo), los harrijasotzailes (levantadores de piedras), trontzalaris (cortador de troncos con sierra), idi probak (arrastre de bueyes), aizkolaris (cortador de troncos con hacha) y sokatira (tirar de la cuerda).

El País Vasco quiere competir con selección propia en disciplinas como la Pelota Vasca.

El caso de las selecciones británicas de fútbol

Habitualmente se pone el ejemplo de las selecciones de fútbol de Escocia, Gales o Irlanda del Norte para pedir la oficialidad de las selecciones catalana o vasca. En este caso conviene aclarar que la Asociación escocesa de fútbol fue fundada en 1873, (es la segunda asociación de fútbol más antigua del mundo tras la inglesa). Así, es una de las pocas asociaciones de fútbol que, sin representar a un estado independiente, está aceptada como miembro de la FIFA y la UEFA, al ser anterior a su fundación ya que la Federación Internacional de fútbol no se creó hasta 1904 y la UEFA mucho más tarde.

Un caso similar ocurre con la Asociación de fútbol de Gales creada en 1876 o con la Asociación irlandesa de fútbol, fundada en 1880 y garante de la oficialidad de la selección de Irlanda del Norte. Lo mismo ocurre en el rugby, con una excepción, las dos Irlandas compiten como un único país. Un caso distinto es el olímpico ya que el Comité Olímpico Internacional no les permite competir con selecciones propias en los JJOO sino bajo la bandera de Gran Bretaña.

Escocia compite internacionalmente en fútbol y rugby, al igual que Gales (Foto VisitScotland.com).

De momento sólo selecciones autonómicas

Así que, por el momento, las selecciones catalana y vasca se tendrán que conformar con competir internacionalmente en los deportes que no cuentan con Federación española o mediante partidos amistosos como los que celebran anualmente las distintas selecciones autonómicas durante el parón navideño de la liga de fútbol.

Para poder hacerlo como selecciones propias antes tendrían que ver su independencia reconocida, tras un proceso legal complejo y mediante la celebración previa de un referéndum de autodeterminación. Solo entonces sus selecciones podrían tener identidad internacional propia y ser parte de un curioso grupo de clasificación que pudiera agrupar a Andorra, Gibraltar, Cataluña, País Vasco y España. Por ahora no parece posible pero quién sabe, la historia da muchas vueltas.

Los showman del deporte: Novak Djokovic vs Usain Bolt

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO (@danirioboo)

En el deporte no todo es seriedad y competición o, al menos, algunos grandes deportistas se toman con bastante humor su profesión. En esta primera entrega nos vamos a centrar en, probablemente, los dos deportistas de la actualidad que más simpatías despiertan a nivel mundial: Novak Djokovic y Usain Bolt.

Aquí no vamos a hablar de sus grandes logros por todos conocidos, sino de cómo además saben ganarse a los aficionados con su forma de ser y su naturalidad. El tenista serbio es un gran imitador de sus rivales deportivos, de Federer a Nadal, pasando por Andy Roddick y hasta de María Sharapova.

Pero “Nole” Djokovic no sólo se atreve con los tenistas. Le encantan los platós de televisión y no tiene ningún inconveniente en aceptar cualquier reto a la hora de hacer el ganso. Sin ir más lejos, en “El hormiguero”, tras recibir un rápido entrenamiento de Pablo Motos, el serbio se lanzó a imitar al mismísimo Chiquito de la Calzada.

El otro gran histrión del deporte actual es Usain Bolt. El relámpago jamaicano disfruta casi tanto antes de cada carrera como después de ellas tras batir un nuevo récord del mundo o sumar una nueva medalla de oro. Sus shows son ya una tradición en el atletismo moderno y hasta los médicos dicen que sus bromas previas favorecen su relajación mental y ayudan a un mejor rendimiento en las pruebas.

Pero Bolt no solo disfruta bromeando en el tartán de las pistas. Como buen jamaicano, es un tipo relajado y siempre lleva su alegría a cada actividad que realiza, desde una presentación a un anuncio de publicidad.

Además, estas cualidades personales de los dos ídolos son un plus para las empresas que buscan una cara conocida del deporte para sus campañas publicitarias. Así, Djokovic ha sido la imagen de una casa de raquetas que ha querido aprovechar comercialmente sus dotes para la imitación.

Lo mismo ocurre con Usain Bolt. El gancho físico y humorístico del hombre más rápido de la historia es una golosina que las marcas se disputan y a la que saben sacar jugo, como en este anuncio de una conocida firma.

¿Con quién os quedáis, con Bolt o con Djokovic? ¿Con los bailes y las mil caras del jamaicano o con las imitaciones del serbio? En próximas entregas seguiremos ofreciendo la  faceta más cómica del deporte y los deportistas.

España y Brasil a la conquista del sudeste asiático

Por Luis Murillo Arias (@lmurilloarias)

No son los Casillas, Xavi o Iniesta ni los Neymar, Ganso o Kaká, sino sus hermanos pequeños del fútbol sala. Los que no venden camisetas a nivel planetario ni firman autógrafos allá dónde van. De hecho, la mayoría de los tailandeses, en cuyo país se celebra desde el Día de todos los Santos el Mundial de Fútbol Sala, ni siquiera tienen conocimiento de que se está disputando. España ha debutado hoy con empate a dos frente a Irán y es, junto a la Canarinha, el máximo favorito para ganar el campeonato.

De hecho, España y Brasil han disputado ya tres finales de Mundial (España 1996, Guatemala 2000 y Brasil 2008). Brasil venció en dos ocasiones: en 1996 en territorio español y en 2008 en campo brasileño. En el año 2000, en Guatemala, España consiguió su primer Mundial, título que revalidó en Taiwán cuatro años después frente a Italia. La selección ibérica es, además, la actual campeona de la Eurocopa, título que conquistó este mismo año frente a Rusia y que significa el sexto en su haber.

La actual campeona de Europa quiere volver a reinar en el mundo.

Los jugadores baluarte de la selección española son el capitán y cierre Kike, que disputa su cuarto Mundial, los veteranos Alemano y Fernandao y la joven estrella Sergio Lozano, que a sus 23 años es el mejor jugador de la Liga Nacional de Fútbol Sala y fue el héroe de la final de la Eurocopa. Por parte canarinha, hay que seguir de cerca a Falcao (no confundir con el Tigre colombiano), Fernandinho y Wilde.

La otra ‘Rojita’, pues, llega a Bangkok dispuesta a recuperar el cetro perdido en 2008 en territorio brasileño. El mundial de fútbol sala puede ser el anticipo de lo que será el próximo Mundial de Fútbol de 2014, en el que Brasil y España también serán los máximos favoritos a conquistar el título.

El fútbol sala, pese a que sus jugadores no disfrutan de la popularidad, repercusión en la prensa y retribuciones del fútbol, es uno de los deportes más practicados, tanto en España como en el propio Brasil. De hecho, muchos futbolistas se inician en el futbito, como se le conoce popularmente. Todos hemos visto vídeos de jugadores como Ronaldinho volviendo locos a sus rivales siendo un crío en una cancha de fútbol sala. Ahora es de nuevo el turno de los magos del fútbol pequeño. El espectáculo y la revancha están servidos.